COVID-19-Preguntas frecuentes para personas con epilepsia y sus familias

¿Las personas con epilepsia tienen un mayor riesgo de infección por COVID-19?

En general, no hay evidencia actualmente de un mayor riesgo de infección en personas con epilepsia, en comparación con la población general.

Las personas que están libres de crisis con medicamentos, o que tienen convulsiones ocasionales y no tienen otros problemas de salud, no tienen mayor riesgo.

Para algunas personas, la epilepsia es parte de un síndrome o epilepsia en asociación con otras afecciones. Estas personas pueden tener otros problemas de salud además de su epilepsia. Si estos problemas de salud afectan el sistema inmunitario, puede aumentar su riesgo de infección. El riesgo aumenta en personas con sistemas inmunes debilitados, personas mayores y aquellos con ciertas afecciones crónicas, como diabetes, cáncer, hipertensión arterial, enfermedades cardíacas y enfermedades pulmonares crónicas.

Las personas con crisis no controladas, particularmente aquellas en las que sus crisis son provocadas por fiebre o infección, pueden ser más vulnerables un incremento de la frecuencia de las crisis durante la infección, pero todavía no hay evidencia de esto. Lo más importante es asegurar que las personas con epilepsia continúen tomando sus medicamentos habituales y eviten cualquier otro desencadenante de crisis (por ejemplo, ingesta de alcohol, falta de sueño).

¿Las personas con epilepsia tienen un mayor riesgo de complicaciones por COVID-19?

Cualquier persona con un sistema inmunitario comprometido o problemas médicos en curso puede tener un mayor riesgo de complicaciones. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. Han incluido la epilepsia dentro de una lista de afecciones que pueden aumentar el riesgo de infección grave por COVID-19, probablemente porque es una afección neurológica crónica. El Reino Unido ha incluido a las personas con afecciones neurológicas crónicas (sin especificar la epilepsia) como un grupo "en riesgo".

¿Algún medicamento anticonvulsivo aumenta el riesgo de infección por COVID-19 o por complicaciones de la infección por COVID-19?

No, no hay evidencia de que tomar medicamentos antiepilépticos aumente el riesgo de infección o de complicaciones graves. Sin embargo pueden ocurrir algunas interacciones farmacológicas que requieren considerarse en el caso de infección COVID 19 y su tratamiento.

¿Pueden las convulsiones empeorar o ser más frecuentes si alguien con epilepsia está infectado con COVID-19?

Hasta el momento, la información sugiere que existe un bajo riesgo de que las crisis empeoren para la mayoría de las personas con epilepsia si se infectan. En general, se piensa que al enfermarse, y particularmente el presentar fiebre, puede hacer que las crisis sean más frecuentes. La enfermedad induce estrés al organismo y el estrés también puede aumentar el riesgo de crisis.

¿Qué pasa si creo que tengo COVID-19?

Llame al consultorio de su médico o a la línea de servicio de información o atención acerca del coronavirus de su país si cree que puede tener COVID-19.

Los síntomas más comunes de COVID-19 son fiebre y tos seca. La mayoría de las personas tienen síntomas leves y pueden recuperarse en casa. Si vives con otras personas, mantente alejado de ellas tanto como sea posible. Todos en la casa deben quedarse en ella durante dos semanas (14 días) para evitar transmitir el virus a otras personas.

Si tiene alguno de estos síntomas, busque atención médica de inmediato:

  • Dificultad respiratoria
  • Dolor o presión persistentes en el pecho.
  • Labios o cara azulados.
¿Cómo puedo obtener más medicamentos antiepilépticos si se me acaban?

Debería poder obtener una fórmula médica repetida de la receta habitual, ya sea a través de su médico u hospital tratante. Es posible que su médico le expida una receta cubriendo un tiempo más prolongado de lo normal. No hay evidencia de que actualmente haya escasez de medicamentos antiepilépticos.

¿Debo consultar a urgencias si tengo una convulsión o un grupo de convulsiones?

Los servicios de urgencias pueden estar ocupados debido a COVID-19 y pueden tener personas esperando que presenten síntomas de COVID-19. Muchos de estos separarán a aquellos con síntomas de COVID19 de aquellos que no. Sin embargo, el consejo es tratar de evitar estos servicios si puede. Si su situación no es una emergencia que pone en peligro la vida, pero cree que debería ver a un médico, llame primero al consultorio de su médico.

Vale la pena asegurarse de tener claro cuándo y dónde debe visitar un servicio de urgencias con su equipo médico. Algunos pacientes tienen medicamentos de rescate de emergencia en el hogar y deben tener claro cuándo se deben usar y cuándo acudir a la sala de emergencias si falla.

La mayoría de las crisis tónico-clónicas (crisis con actividad convulsiva) duran menos de 2-3 minutos y no requieren servicios médicos de emergencia o atención hospitalaria.

Se puede requerir atención médica u hospitalaria en los siguientes casos:

  • Si las crisis tónico-clónicas duran más de 5 minutos u ocurren en grupos sin medicación de rescate disponible,
  • Si se producen crisis en el agua (baños, piscinas).
  • Si las crisis son seguidas por síntomas postictales inusualmente prolongados (por ejemplo, confusión después de una crisis) o recuperación anormal.
  • Si las crisis causan lesiones potencialmente peligrosas.
Estoy en un ensayo clínico y tomo un medicamento experimental. ¿Qué tengo que hacer?

Debe continuar recibiendo su medicamento, las visitas de seguimiento pueden realizarse por teléfono o por video, y las pruebas de laboratorio, si son necesarias se realizarán de manera más local. El hospital responsable de su monitoreo debe comunicarle los ajustes que se realicen. Por otro lado, es probable que hagan los trámites para que los medicamentos del estudio se envíen por correo cuando sea necesario repetir la prescripción. Si está hospitalizado por algún motivo, asegúrese de que el hospital donde hubiese sido admitido, este enterado de que usted está recibiendo el medicamento experimental.

He leído algunas advertencias de que algunos medicamentos para reducir la fiebre no son seguros si estoy infectado con COVID-19. ¿Es esto cierto?

El ibuprofeno, el naproxeno sódico u otros medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINES) pueden aliviar el dolor y la fiebre; También reducen la inflamación. Otro medicamento, el paracetamol (también conocido como acetaminofén), controla el dolor y la fiebre, pero no mejora la inflamación. Aunque ha habido dudas sobre el riesgo de una infección más grave con el empleo de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, no hay evidencia definitiva que respalde esta aseveración.

Si tiene fiebre o dolor en el cuerpo, puede tomar uno de estos medicamentos para aliviar sus síntomas, siempre que siga las instrucciones de dosis.

Si está tomando carbamazepina (o fenitoina), comuníquese con su médico e indagué si necesita tomar medicamentos para reducir la fiebre durante un periodo más largo de lo usual.

¿Qué sucede si tengo otras preguntas que no se hicieron aquí?

Llame al consultorio de su médico. Muchas clínicas y citas regulares han sido cambiadas a por consultas telefónicas o por videoconsultas, en lugar de cancelarse. Pero su médico o uno de sus colegas todavía estarán disponibles y deberían poder responder sus preguntas por vía telefónica.

 Useful links for patients with epilepsy