Epigraph Vol. 24 Issue 1, Winter 2022

Abordar la ansiedad en personas con epilepsia: el poder del neurólogo

Read in English

Por Nancy Volkers, oficial de comunicaciones de la ILAE

Traducido por Diego Ballesta

Olivia Gatlin generalmente sabe cuándo va a sufrir una crisis e inmediatamente comienza a sentirse ansiosa. Empieza a sentir una sensación que va desde los pies hasta el cuello. A veces no está segura de sí está experimentando un aura o ansiedad. En ambos casos, la mujer de 42 años realiza ejercicios de respiración para calmarse.

Pero hasta hace poco, Gatlin nunca había hablado sobre la ansiedad con su neurólogo.

“Di por sentado que la ansiedad venía junto con mis convulsiones, y que tendría que lidiar con eso”, comenta.

El impacto de la ansiedad

Headshot of Coraline Hingray
Dra. Coraline Hingray (Francia)

Los estudios estiman que al menos un 25% de las personas con epilepsia padece algún trastorno de ansiedad, sin embargo, la ansiedad esta subdiagnosticada e insuficientemente tratada. Comúnmente se presta más atención a la depresión, posiblemente debido al riesgo de suicidio. Sin embargo, los trastornos de ansiedad también puede aumentar el riesgo de suicidio, afirma Coraline Hingray, Pôle Universitaire du Grand Nancy y Centre Psychothérapique de Nancy, Francia, en una sesión en la reunión anual de la Sociedad Estadounidense de Epilepsia (SEE) en 2021. Y agrega que la ansiedad en personas con epilepsia es un factor con más influencia en la calidad de vida que la depresión o las crisis frecuentes. Y está asociado con peores resultados de epilepsia.

Un estudio reciente mostró que entre las personas con epilepsia de reciente diagnóstico y que además padecían ansiedad o depresión tenían 7 veces más riesgo de crisis recurrentes, a pesar del tratamiento con drogas anticonvulsivantes (DAC), en comparación con aquellos que resultaron no presentaban estos trastornos.

La encuesta realizada por el Grupo de Trabajo de Psicología de la ILAE en el año 2021, reveló que solo el 41% de los epileptólogos evaluaron la ansiedad de los pacientes en cada visita. Un 1% nunca evaluó la ansiedad y el 31% solo lo hizo si el paciente o un miembro de la familia mencionó espontáneamente la ansiedad durante una visita.

¿Cuándo evalúa a los pacientes por ansiedad? Cada visita, primera visita y luego anualmente, solo la primera visita, solo si el paciente o familiar reporta síntomas, nunca
Adaptado de Gandy, M, Modi, AC, Wagner, JL, et al. Epilepsia Open. 2021; 6:127-139. https://doi.org/10.1002/epi4.12455

Relación bidireccional

"Existe una relación bidireccional entre la ansiedad y la epilepsia", afirma Heidi Munger Clary, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Wake Forest, EE. “Las personas con ansiedad tienen un mayor riesgo de epilepsia y las personas con epilepsia tienen más probabilidades de desarrollar ansiedad. Es probable que eso esté relacionado con las mismas estructuras involucradas en ambos trastornos”.

Abordar la ansiedad en las personas con epilepsia puede marcar una gran diferencia, sostiene Clary. “Es fundamental que hagamos todo lo que esté a nuestro alcance para tratar la ansiedad y la depresión. Cuanto menos hablamos de ansiedad, menos calificados y aptos para abordarla nos sentimos.”, reconoció. “Pero no podemos desperdiciar la oportunidad de mejorar la calidad de vida y de atención a estos pacientes”.

Detección de ansiedad: un primer paso y un tema de conversación

Muchos neurólogos reconocen las limitaciones de tiempo como una barrera para la detección. La herramienta de evaluación GAD-7 toma solo unos minutos y se puede completar en la sala de espera. Se utiliza en la población general para detectar la ansiedad y se ha validado en personas con epilepsia.

GAD-7 está disponible en línea en más de 50 idiomas.

Hay disponibles versiones imprimibles de GAD-7 en inglés aquí y aquí.

Esta página proporciona un GAD-7 imprimible en francés (Canadá).

Esta página proporciona versiones imprimibles de GAD-7 en árabe, chino tradicional, chino simplificado, hindi, coreano, ruso, español y tailandés.

Y una versión en inglés en línea, calificada automáticamente está disponible aquí (no es necesario iniciar sesión y no se requiere identificación)

GAD-2, una versión abreviada de GAD-7, que resulta igual de eficaz para identificar la ansiedad en personas con epilepsia. Una puntuación de 3 o más en el GAD-2 identifica el trastorno de ansiedad generalizada al menos el 86 % de las veces.

Autoevaluación de los trastornos de ansiedad: GAD-2

Una puntuación de 3 o más es el punto de corte preferido para una evaluación adicional.

Evalúe, en función de los últimos 14 días, con qué frecuencia le han supuesto una molestia los siguientes problemas:

Nunca

Varios días

Más de la mitad de los días

Casi todos
los días

Sentirse nervioso, angustiado, o muy tenso

0

1

2

3

Ser incapaz de controlar las preocupaciones

0

1

2

3

 

El Instrumento de Encuesta de Ansiedad por Epilepsia (EASI-18) y su contraparte más breve, brEASI, también son evaluadores de ansiedad diseñados y validados en personas con epilepsia. Estos están disponibles de forma gratuita en inglés y actualmente en proceso de traducción y validación en otros idiomas.

Headshot of Heidi Munger Clary
Dra. Heidi Munger Clary (EE.UU.)

Una excelente manera de comenzar una conversación sobre la ansiedad, es ofrecer una herramienta de detección previa a la consulta, destaca Clary. Si las limitaciones de tiempo o recursos impiden el uso de un evaluador, recomienda hacer una sola pregunta durante la consulta: “Podría preguntar, '¿Tienes algún problema con el estado de ánimo?' o '¿Tiene problemas con la depresión o la ansiedad?'”, sugiere. “Los pacientes parecen responder bien”.

Barreras para el manejo de la ansiedad

Más del 93% de los profesionales que respondieron a la encuesta del Grupo de Trabajo de Psicología de la ILAE estuvieron de acuerdo en que el manejo de la depresión y la ansiedad es parte integral del cuidado de las personas con epilepsia, pero solo el 40% estuvo de acuerdo en que contaban con los recursos adecuados.

Las pautas, o la falta de ellas, son otra preocupación. “Creo que todos reconocen que la ansiedad es común y problemática, pero no existen protocolos integrados sobre qué hacer”, afirma Milena Gandy, Facultad de Ciencias Psicológicas, Universidad Macquarie, Australia. Estas barreras no deberían desalentar a los epileptólogos, recomienda Gandy. “Los factores psicosociales son potencialmente modificables, mientras que muchos de los factores médicos no lo son. No se puede cambiar el tipo de epilepsia que tienen las personas, pero se puede ayudar a las personas a modificar su forma de pensar, lo que hacen y cómo entienden su epilepsia”.

Tipos de ansiedad

Una declaración del consenso de la ILAE del 2011 indica que es fundamental establecer la relación, si es que la hay, entre la ansiedad y la epilepsia. La ansiedad puede ser de varios tipos, y muchas personas experimentan más de un tipo:

  • Un trastorno de ansiedad Interictal (entre crisis) es el más común y es independiente de la aparición de crisis. Incluye el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno de pánico y otros.
  • Un efecto secundario de la medicación anticonvulsiva o un nuevo desarrollo después de la cirugía de epilepsia.
  • Ansiedad periictal, que puede ocurrir hasta 3 días antes de una crisis, durante la misma (aura) o hasta 5 días después. Este tipo a menudo no se reconoce. Un mejor control de crisis reducirá estos síntomas de ansiedad.

La ansiedad también puede estar asociada con el miedo a la recurrencia de las convulsiones (fobia a las convulsiones) o una reacción al diagnóstico de epilepsia y las limitaciones asociadas con ella.

Medicamentos y asesoramiento

(10.1002/epi4.12455) 51%Tiempo: Más de la mitad de encuestados mencionaron que no tuvieron tiempos para abordar la ansiedad con sus pacientes 43%Incertidumbre: encuestados desconocen que herramientas de detección utilizar no saben a donde dirigir a las personas para el tratamiento y no se sintieron cómodos abordando la ansiedad ya que no habían recibido capacitación sobre este padecimiento 30%acceso: encuestados mencionaron la falta de recursos psicológicos o psiquiátricos para la remisión tampoco cuentan con los recursos o el acceso a herramientas de detección/diagnostico 26%responsabilidad: encuestados dijeron que el tratamiento de la ansiedad no era parte de su trabajo y que no fueron responsables de iniciar una conversación sobre esta temática (esperaron a que los pacientes mencionaran el tema) 22%sin barreras: Más de 1 de cada 5 encuestados dijeron que non experimentaron barreras para abordar la ansiedad en los pacientes con epilepsia
Barreras para la detección y el manejo de la ansiedad entre los profesionales de la salud en epilepsia
Traducido por Alma Paez Lynch

Gatlin, que vive en Carolina del Norte, EE.UU., comenzó a tomar medicamentos después de que comenzó a tener ataques de pánico a fines de 2021. Los ataques comenzaron días después de su primera convulsión tónico-clónica generalizada. Aparecen de la nada.

“Siento presión en mi pecho y mis manos se entumecen”, cuenta. “Te sientes como si estuvieras teniendo un ataque al corazón, como si fueras a morir”. “La primera vez que realmente hablé de la ansiedad con mi médico fue cuando comencé a tener estos ataques”.

El trastorno de pánico puede responder a cualquiera de varios medicamentos (ver tabla). La ansiedad interictal a menudo responde a la medicación o la psicoterapia.

Si la ansiedad es generalizada y no está relacionada con las convulsiones, Munger Clary suele ofrecer a los pacientes un inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina (ISRS) o un inhibidor selectivo de la recaptación de norepinefrina (IRSN), si aún no lo están tomando. “Puedo indicarlo por mi cuenta, y es bastante efectivo”, dijo.

Un artículo de revisión de Epileptic Disorders de 2016 analiza los aspectos clínicos, neurobiológicos y farmacológicos del tratamiento de la ansiedad en personas con epilepsia. El artículo incluye recomendaciones para el tratamiento de varios trastornos de ansiedad, incluidos los ataques de pánico, la ansiedad social, el trastorno de estrés postraumático, el trastorno de ansiedad generalizada y el trastorno obsesivo-compulsivo.

Cuando se trata de psicoterapia, sería ideal encontrar consejeros que se especialicen en personas con epilepsia o en personas con enfermedades crónicas, pero no es necesario, piensa Munger Clary. “Creo que la mayoría de las personas con epilepsia podrían beneficiarse de un consejero con experiencia general”, dijo.

Gandy coincide. “Consultar a un psicólogo y recibir atención es más importante que encontrar a alguien que se especialice en epilepsia, aunque en un mundo ideal querrías a alguien que tenga un poco de comprensión de la epilepsia y que también pueda adaptar el tratamiento a algunos de los desafíos únicos de las convulsiones. como el estigma que enfrentan las personas y lo que pueden y no pueden hacer”.

Para obtener más información sobre la terapia cognitiva conductual, un tratamiento recomendado para algunos tipos de ansiedad.

Selección del tratamiento

Los neurólogos no necesariamente necesitan una respuesta definitiva sobre cómo manejar la ansiedad de alguien, dijo Munger Clary. A menudo, la elección del tratamiento depende de las preferencias de la persona con epilepsia. Tener una conversación sobre hábitos saludables (alimentación saludable, buenos patrones de sueño, actividad física) puede ayudar a las personas a comenzar a abordar la ansiedad antes (o en lugar de) la medicación o el asesoramiento. Munger Clary publicó un estudio en 2021 en el que el 89% de los participantes estaban dispuestos a probar opciones de bienestar para su ansiedad.

Headshot of Melina Gandy
Dra. Milena Gandy (Australia)

Conectar a los pacientes con un grupo de apoyo para la epilepsia o preguntarles si tienen uno o dos familiares o amigos que los apoyen también puede marcar una gran diferencia, destaca  Clary. Para las personas con ansiedad relacionada con la epilepsia, establecer un protocolo y un plan de acción para la epilepsia puede aliviar los temores.  

Otras opciones incluyen folletos educativos sobre técnicas de relajación, sugerencias para aplicaciones o materiales en línea, una referencia a un psicólogo o psiquiatra y grupos de apoyo para la epilepsia. “Y luego están las oportunidades de la medicina alternativa: entrenamiento de relajación, yoga”, afirma Munger Clary. “Se pueden pensar muchas opciones y, afortunadamente, hay alternativas terapéuticas, si la persona está buscando ayuda”.

¿Quién es responsable?

Headshot of Adriana Bermeo Ovalle
Dra. Adriana Bermeo Ovalle (EE.UU.)

En la encuesta de la ILAE, el 64% de los epileptólogos respondieron que no eran responsables de controlar la ansiedad de sus pacientes con epilepsia. Esto debe cambiar, afirma Adriana Bermeo Ovalle, Rush Medical Center, Chicago, EE. UU. “Los epileptólogos deben evaluar, diagnosticar y buscar el tratamiento de las afecciones psiquiátricas que enfrentan los pacientes con epilepsia a diario”, indicó en una sesión de la Reunión Anual de SEE de 2021 sobre atención al paciente. “No podemos darnos el lujo de no hacer el diagnóstico”.

Bermeo Ovalle recomienda que los neurólogos se familiaricen con los ISRS y los IRSN para la ansiedad.

“Hay algunos datos intrigantes que muestran una mejora en la frecuencia de las convulsiones cuando las personas con epilepsia reciben tratamiento con ISRS”, reconoce Munger Clary. "Se necesita más investigación, por supuesto, pero plantea la pregunta: si las mismas estructuras cerebrales están involucradas en ambas afecciones, ¿algún día descubriremos un medicamento que pueda tratar ambas?"

Ayuda en línea para la ansiedad

Los cursos interactivos en línea son cada vez más comunes para controlar la ansiedad. Gandy realiza un curso de 10 semanas que brinda psicoeducación en línea similar a la que se brindaría a través de la terapia cognitiva conductual en persona, pero con varias ventajas.

“La sesión típica de consejería es de 50 minutos; es mucho tiempo para prestar atención”, interpreta Gandy. “Y, a menudo, las personas con epilepsia tienen desafíos de atención adicionales, así como dificultades prácticas que les dificultan cumplir con las citas en persona. Las intervenciones en línea pueden sortear estas barreras”.

Dividido en 10 semanas, el curso ofrece 6 lecciones en línea, hojas de trabajo, otros recursos y estudios de casos, así como un breve contacto semanal con un médico a través de correo electrónico y teléfono.

Consejos prácticos sobre la ansiedad y la epilepsia

Gatlin invita a los neurólogos a ser sinceros con sus pacientes sobre la ansiedad y la epilepsia. “Los médicos deben cubrir todos y cada uno de los efectos secundarios u otra experiencia que podamos tener”, afirma. “La gente necesita saber que la ansiedad y el pánico pueden acompañar a las convulsiones, para estar preparados”.

Su consejo para las personas con epilepsia: presten atención a ustedes mismos. “La epilepsia me ha hecho mucho mejor escuchando mi cuerpo y evaluándome”, sostiene Gatlin. “Hay formas de lidiar con la ansiedad, pero primero debes ser consciente de lo que te está pasando”.

“Enfocarse en la salud mental de las personas con epilepsia tiene beneficios de gran alcance”, reconoce Gandy. “Puede ayudar a mejorar tanto la calidad de vida de las personas como los resultados de la epilepsia”. Comenta que el Grupo de Trabajo de Vías de Atención de Salud Mental Integrada de la ILAE está estudiando lo que se puede aprender de otras disciplinas, como la oncología y la cardiología, sobre la integración de la atención de salud mental en la atención de la epilepsia.

“De cada tres pacientes que lo consultan, uno estará ansioso en algún momento” afirma. “Sabemos que la depresión y la ansiedad predicen peores resultados. No es algo fácil de solucionar, pero no hay motivo para restarle importancia”.

RECURSOS

Información sobre herramientas de detección para ansiedad y depresión

Herramienta de detección GAD-7 en formato imprimible, en más de 50 idiomas/dialectos: elija "GAD-7" en el menú superior derecho

WellBeing Neuro: curso de habilidades en línea para controlar una afección neurológica crónica